¡Hola verano! ¡Hola playa!

toalla-turca

¡Sí! ¡El verano ya está aquí! Y con él, las terracitas, la playa y los baños de sol (con moderación). Precisamente fue esto lo que hicimos ayer.

Salimos a media mañana de casa y pedaleamos por el litoral de Barcelona y el Maresme hasta El Masnou, unos cuantos quilómetros muy llevaderos en busca de una playa algo tranquila. La realidad es que acabamos en una pequeña playa masificadísima, pero ya teníamos ganas de tumbarnos al sol.

toalla-turca

Este es mi kit ‘vamos a la playa uohuohuohoooh’ (bueno, la bici rosa la lleva Cesc, pero esto ahora no viene al caso…)

Yo aproveché la ocasión para estrenar mi toalla de Molacotón, la marca que Yonka, una joven turca que llegó a Barcelona en 2010, puso en marcha hace apenas un año tras darse cuenta de la versatilidad que tenían las toallas turcas, las que ella había utilizado toda su vida, y lo poco explotadas que estaban fuera de allí. Realmente, después de probar la mía he podido comprobar que la toalla turca tiene todas las ventajas de un pareo (ocupa poquísimo y se seca muy rápido), pero, a diferencia de estos, sobre el cuerpo funciona como una toalla ‘normal’; es decir, secándonos rápidamente y a conciencia.

toalla-turca

Las toallas de Molacotón son de algodón turco y, pese a no ser ecológicas, cuentan con el certificado OEKO-TEX® Standard 100 que nos da ciertas garantías de calidad. “Mi idea –me cuenta Yonka-, es acabar haciendo toallas con algodón turco orgánico, pero por el momento los proveedores de confianza que he encontrado tienen producciones muy limitadas, que básicamente utilizan para el autoconsumo, por ejemplo, para hacer el ajuar para sus hijas”.

toalla-turca

Un problema parecido es con el que se encuentra Yonka a la hora de poder certificar que las personas que han realizado las toallas lo han hecho bajo criterios sociales justos: “He pasado más de seis meses recorriendo la región del Egeo –de donde proviene el algodón turco de Molacotón- en busca de talleres certificados, pero no es fácil”, comenta. Y añade: “Al final he decidido que lo mejor  era combinar la producción entre tres proveedores distintos, dos empresas familiares que producen muy poco y de una manera totalmente artesanal con un proveedor más grande al que tengo ganas de poder hacer pedidos mayores y así tener capacidad de exigirle más beneficios sociales para su equipo”.

Tejedores artesanales de algodón turco

Y es que el objetivo de Yonka, además de vender toallas, fulares y otros productos textiles relacionados con la cultura turca, lo que quiere es poder empoderar a la producción textil en su país: “Para mí es muy importante saber que en la confección de mis productos se respetan los derechos humanos y ambientales de mi país, y por ello quiero conocer de primera mano todas las empresas y personas implicadas en el proceso y saber en qué punto nos encontramos y cómo mejorar”.

toalla-turca

Yo, la verdad , es que he pasado una jornada en la playa de los más GOOD y de los más CUTE con la toalla de Molacotón. Y es que a veces no es tan importante que un producto sea o no sostenible si no saber que la persona encargada de él se preocupa por estos temas y pone todos los medios que están a su alcance para contar con las máximas garantías. ¡Felicidades Yonka por el proyecto!

¿Lo único que he echado de menos hoy? Un bikini a la altura. Lo mejor, es que tengo clarísimo que va a ser de allSisters (el otro día conocía a Pati, su creadora, y me enamoré perdidamente del proyecto de ropa de baño conscious). Ahora sólo me queda escoger el modelo. ¿Los has visto? ¡Son todos una pasada! A ver si pronto puedo hacer un post enseñándote mi elección. ¿Recomendaciones?

allsisters-baño-eco

Por ahora… ¡Feliz semana! y ¡Feliz verano!

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0Share on LinkedIn0

soGOODsoCUTE

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *