¿Es posible el trabajo slow?

es-posible-trabajar-slow-5

Sí, el post del lunes esta semana sale el martes. No es algo habitual en soGOODsoCUTE, pero cuando no se llega a todo, no se llega a todo. Precisamente sobre ello y sobre si es posible el trabajo slow quiero hablar hoy, sobre el ritmo de trabajo que llevamos y su compatibilidad con el estilo de vida que desde este blog estamos promoviendo.

es-posible-trabajar-slow-3Y es que muchas veces, más de las éticamente aceptables diría yo, en sogood predico comportamientos que luego no soy capaz de cumplir. Los que menos me preocupan son los estrictamente relacionados con la relación con la ropa, pues en este sentido sí que creo que estoy haciendo un buen trabajo de sostenibilidad (aunque naturalmente, siempre hay algún resbalón a mejorar).

En realidad, quien se lleva la palma en contradicciones, y de calle, es mi relación con el trabajo. Como supongo que a estas alturas ya sabes, soy freelance o, lo que es lo mismo aunque no suene tan cool, autónoma. Y esto quiere decir que no tengo jefes, como mínimo para lo bueno: si yo no lo hago, nadie me pone límites ni me dice que ya es hora de terminar la jornada; nadie me recuerda los días de vacaciones que me quedan, ni que el fin de semana, aunque lo trabaje, no cobraré horas extras… Y así, prometiéndome cada día que “esta será la última semana que lo hago”, acabo cogiendo más tareas de los que puedo absorber y, lo peor, comprometiéndome en plazos que no son realistas… si quiero cumplir una jornada laboral “normal”.

Y si esto ya es “triste” para cualquier autónomo, pues imagínate para alguien que, como yo, dedica parte de su jornada laboral a trabajar con marcas que predican una filosofía de vida más slow y que además tiene un blog en el que intenta convencerte de que sí se puede… ¿El resultado final? Que me siento una embustera, contigo y conmigo. Y esto me hace sentir mal. Tanto que, a veces, como ayer, se me quitan las ganas de escribir…

es-posible-trabajar-slow-1

Precisamente el otro día hablaba de esto con el CEO de una marca de moda sostenible de las más cañeras que conozco y me comentaba que era responsabilidad, mía, suya y de todos los que estamos en este barco, predicar con el ejemplo cambiando el modelo de trabajo de nuestras empresas; que él ya hacía tiempo que les pedía paciencia a sus clientes y que, si no les gustaba el ritmo, que no eran los compradores adecuados para su producto. Ciertamente, tiene toda la razón del mundo, y estoy convencida que no conseguiré estar a gusto conmigo misma si no consigo incorporar esta faceta slow también en mi trabajo.

Tras reflexionar bastante sobre el tema creo que la única razón que me lleva a no comportarme así es el miedo a que clientes y entorno me tilden de vaga o perezosa por no querer ir más rápido, por no querer dar fechas de entrega más apuradas. Siempre he sido súpermega eficiente, y para mí “el trabajo para ayer” es sinónimo de profesionalidad. Pero supongo que en realidad se trata de un error y de un prejuicio, como el de aquel que no viste ropa de segunda mano por miedo a que lo tachen de cutre o que no compra ropa sostenible porque es cara. Quizás, lo único que tengo que hacer es creerme de una vez lo que ya he interiorizado a la hora de consumir ropa: que cantidad y velocidad es muy, muy difícil que casen con calidad. Y que si quiero hacer el trabajo bien, necesito tiempo. Y que para conseguirlo, a veces se tiene que decir que “así no” (qué difícil decir no…)

Por ello precisamente ayer no hubo post, porque no quería publicar cualquier cosa ‘para salir del paso’; quería publicar algo que pudiera serte útil. Y si ayer la inspiración no quiso venir y lo hizo hoy, pues salimos hoy en el post. Y ya ves, el mundo no se ha acabado.

es-posible-trabajar-slow-6

Y tú, ¿qué relación tienes con el trabajo? ¿Intentas que sea un poco más slow y trabajar bien o en este sentido todavía te queda mucho que aprender como a mí?

¿Algún truco o consejo para relajarte en momentos de estrés?

¡Ah! Por cierto, estoy recopilando músicas tranquilas para trabajar (por algo se tiene que empezar). Así que si tienes alguna canción o grupo que me puedas recomendar, lo añadiré a la lista y seguramente en una semanas te daré una sorpresa con todas las propuestas recibidas. Me las puedes dejar aquí o en las redes: Facebook, Twitter o Instagram.

¡Feliz semana! A ver si conseguimos que sea algo más slow…

(Las imágenes del post de hoy corresponden a rincones y detalles de SogooStudio. Para que veas que de buena intención no nos falta…)

 

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0Share on LinkedIn0

soGOODsoCUTE

12 Comments

  1. ¡Hola! Ninguno escapamos al deseo de ser más slow en cualquier actividad, sobre todo en el trabajo, pero es una tarea ardua y difícil…
    Cuando necesito que el ambiente ayude, me gusta escuchar a Bill Frisell, especialmente su “Poem for Eva”, y también a Deva Premal la escucho a todas las horas que puedo.

    • Hola María,

      Muchas gracias por comentar. Tomo nota de tu recomendación musical. Es más, la estoy escuchando mientras escribo esta respuesta. ¡Me gusta!

      ¡Besos!
      sònia

  2. Pues precisamente ésto es lo que llevo meses pensando… me paso el día trabajando, o no, pero tengo que estar al menos (tengo una peluquería) hay muchos días que a mis niñas sólo las veo 1 o 2 horas, y cuando por fin tengo fiesta, estoy tan cansada física y psicologicamente que tampoco disfruto de estar con ellas. Éste sabado trabajé 12 horas seguidas, casi sin comer. Por no decir que no, porqué te sabe mal…terminé agotada, el domingo no podía ni moverme (todo ésto con un esguince en el pié) y lo peor es que economicamente tampoco compensó… y ahí es cuando te planteas tú vida… ¿ésto es lo que quiero? Definitivamente NO
    Gracias Sonia por tu artículo, un abrazo y a luchar por tu trabajo slow 😉

    • Ánimo, Judith!!!! Me mata leerte, es muy injusto. Pero seguro que encuentras una solución. Yo tengo desde siempre la obsesión de trabajar en sitios que me dejen tiempo libre. Llevo unos años que lo he conseguido, a costa de no estar muy realizada, y también quiero cambiar eso. Quizá todo no se puede.

  3. Aunque no te sirva de consuelo me pasa igual que a tí respecto a la organización de mi tiempo laboral y de, digamos, ocio.

    Música excelente: cualquier pieza o concierto de Ludovico Eunaldi.

    Espero que os guste a tod@s

    • Hola Abel,

      Muchas gracias por comentar. Genial Ludivico Eunaldi. Lo añado a la lista 😉

      ¡Gracias!
      sònia

  4. Oh! Pues a mi se me da genial esto! (otras cosas quizás no tanto pero esto sí, jaja) Incluso estoy reenfocando mi blog sobre la temática de emprender slow y minimalist 😉 Márcate un horario y sobretodo respétalo (yo uso una plantilla de excel y bloqueo mi tiempo a días vista), habla muuucho con tus clientes: explícales lo que haces: que dedicas un tiempo a cada cliente/proyecto y lo tienes que cumplir, intenta ser realista con los plazos, cuando hagas algo para ellos dales feedback y que vean que avanzas, pero haz que valoren tu tiempo!!! Te mando muchos ánimos, si lo consigues verás que feliz trabajarás. Ah, y con la playlist Hawaiaan Dreams de Spotify de fondo, que más slow te mueres! 😀

    • Hola Lucie,
      Superintereresante comentario. ¡Y no sabes la envidia que me da leerte! Lo del horario lo intento, pero no sé cómo lo hago que casi siempre me acaba sobrepasando… Me esforzaré más, a ver si pronto te puedo contar mis avances.
      Y mil gracias por la playlist, ¡me la guardo!

      ¡Besos!
      sònia

  5. Yo soy marca eco y me gustaría ser más slow en mi vida. La verdad que no va unido. Es verdad que mi mundo lo es y los domingos (mi unico dia libre porque tengo tienda) son para mi, me voy al huerto, salgo con los amigos, leo. Pero entre semana hay una dualidad. Primero el horario de tienda ya es agobiante, pero si además lo que vendes es tu marca ya es superior porque hago las horas de tienda más las de casa preparando las colecciones, etc. Hago muchas horas y no me gusta, no por cansarme, sino porque creo que la vida es para otra cosa también, pero si tengo menos material en la tienda tampoco vendo y a final de mes hay que pagar las facturas. No ya las mias, que las he reducido mucho sino las del local. Es el pez que se muerde la cola. Además yo soy mi propio cliente que quiere tener todo a tiempo :-((
    Lo bueno es ser conscientes que trabajar tanto no es el estado perfecto. Hay gente que le encanta y solo sabe trabajar. Pienso que si somos conscientes somos capaces de cambiarlo. Yo ahora se que me toca esto, pero se que tiene que cambiar.
    Yo antes trabajaba en diseño grafico y siempre era para ayer. Hasta que un día no lo haces porque ves que es imposible. Y te das cuenta que no pasa nada. Y sino porque cuando te pones mala y les llamas casi sin poder hablar, te dicen -“tranquila, para mañana nos vale” Así empiezas a cambiar

    • Hola Cristina,

      Muchas gracias por comentar. Muy buena la reflexión de que lo más importante es ser consciente de que no es bueno trabajar tanto. Me gusta. Y muy interesante tu cambio de orientación con respecto al tema del gráfico. Cierto que cuando no puedes y lo comunicas, ves que el mundo no se acaba… Intentaré tenerlo más presente.

      ¡Mil besos!

      sònia

Responder a Abel Lacoma Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *