“No hay nada más poco sostenible que algo feo”

Hasta hace poco me daba un poco de vergüenza confesar que soy una loca de la moda, la cosmética, el diseño, los salones de belleza, las revistas de tendencias, las bloggers de moda y los potingues. ¿Por qué? Porque siempre he relacionado este mundo con el de la superficialidad, el consumismo y el maltrato al planeta.  Y me daba mucha rabia invertir tantas horas en cosas tan poco sostenibles cuando siempre  he defendido la vida slow y el consumo responsable.

Continue Reading