Último post del año: ¿por qué hace tanto tiempo que no escribo?

sogoodsocute-fin-ano-2017-2Si tomamos como unidad de medida el tiempo en la blogosfera, llevo una eternidad sin escribir. Lo sé. Pero hoy, que el año llega a su fin, he tenido la imperiosa necesidad de sentarme ante el blog y reflexionar sobre este año que dejamos y, sobre todo, contarte por qué –creo- que hace tanto tiempo que no escribo. ¿Os apetece acompañarme en este último día? Yo, si me disculpáis, mientras charlamos me tomaré un chai late y un pastel de pera y pistachos casero 😉

Lo primero que quería compartir en este post es que este 2017 ha sido, sin dudarlo, el mejor año de mi vida. Y es que éste ha sido el año en el que Adam ha llegado al mundo y, desde que esto sucedió, cada día ha sido un día único, un día mágico, un día en el que ha merecido la pena todo por el simple hecho de poderle ver sonreír. Supongo que suena muy a tópico, pero es así, a mí convertirme en la madre de Adam me ha aportado tanto que es una experiencia que repetiría ahora mismo. Pero entiendo que no para todo el mundo la experiencia es así de positiva, y quiero aprovechar este espacio para reivindicar el derecho de estas personas a decirlo sin ser juzgadas. Lo comento, como quizás ya habéis imaginado, por los múltiples testimonios que este 2017 han surgido sobre madres arrepentidas de serlo; madres que han sido duramente juzgadas y a las que desde aquí quiero, de alguna manera apoyar, porque creo que han sido muy valientes de decirlo y porque gracias a su posicionamiento público han generado un debate muy sano y que mucha falta hacía. Justamente ayer vi Maternidades subversivas, el programa de Soy Cámara que versa sobre ello y que me ha resultado muy interesante. Te lo comparto aquí por si le quieres echar un vistazo (por cierto, la que hace las entrevistas es amiga mía, y me siento muy orgullosa de ella ;-).

Hecha esta introducción sobre las maravillas –o no- de la maternidad, a lo que íbamos: ¿qué pasa con el blog?, ¿qué pasa con soGOODsoCUTE?

Varias personas me habéis preguntado estos meses que si no escribo porque Adam me absorben todo el tiempo. En parte, es así, pero no porque ser madre no me deje tiempo para hacer nada más; si no porque en estos momentos prefiero dedicar mi tiempo libre a él (jugando, paseándole, bañándole o, sencillamente, mirándolo) que escribiendo aquí. Espero que sepáis comprender. Pero creo que hay otros motivos que me están llevando a no escribir… No estoy segura de todos ellos, pero sí de un par, y necesito, antes de terminar el año, sincerarme sobre este tema con todas las personas que me seguís desde hace días, semanas, meses o años y que habéis hecho posible que este espacio sea lo que es. No me es fácil, pero ahí vamos.

El primero es la privacidad de mi vida. Y eso sí que creo que tiene que ver bastante con la llegada del peque. Y es que desde que él nació que miro mucho más qué publico y qué no en Internet. Me he dado cuenta que no me acaba de gustar mucho que él aparezca en las fotos y, hasta ahora, hacerme fotos sin él ha sido algo imposible porque, aunque ya estuviera fuera de mi barriga, todavía éramos uno. Desde hace unas cuantas semanas Adam es más “independiente”, con lo que creo que va a ser más fácil volver a fotografiarme sin él. Aún así (y éste sería en el segundo “pero” de lo de la privacidad), tengo que ver cuánto me apetece a mí aparecer en ellas y, sobre todo, contar públicamente qué estoy haciendo a cada momento. Es un tema que todavía tengo que gestionar y ver cómo equilibro. Estoy segura que encontraré solución. Por el momento, en este post os he puesto dos de hoy mismo, despidiendo el año como se merece, con una buena tarta y cerca del mar (ver al final)

El segundo motivo, y éste es el que más me bloquea y el que probablemente marcará más el futuro de este espacio, es el de mi relación con la moda sostenible o, mejor dicho, mi percepción sobre algunos comportamientos en el sector. Y es que aunque –afortunadamente- el 99% de las experiencias que he vivido desde que me metí en esto hace algo más de cinco años han sido positivas y gratificantes, en este tiempo también me he ido encontrando con situaciones y comportamientos –pocos pero repetitivos y determinantes- completamente faltos de ética y de buena voluntad.

Sé que estas situaciones no deberían afectarme tanto como para condicionar el futuro de este blog; sé que lo mejor sería no darles bola y pensar en las personas que están detrás de esto por principios y que han creado marcas y proyectos de moda sostenible para ganarse la vida, naturalmente, pero también para construir un mundo mejor en el que la ética, el respeto y la solidaridad sean los valores predominantes. soGOODsoCUTE es un buen espacio para dar visibilidad a estos proyectos. También me sabe mal dejar de escribir sobre moda sostenible por todas las personas a las que sé que puedo llegar y hacerles pensar acerca de la industria de la moda y picarles la curiosidad en esto de la sostenibilidad. Pero qué queréis que os diga, me metí en este mundo porque lo veía un lugar limpio y noble, una especie de “oasis”, y darme cuenta que no acaba de ser así… me ha ido desmotivando hasta llegar a esta situación. 

Y para serme sincera del todo, quizás hay todavía un tercer motivo que me ha dejado algo paralizada estos últimos meses, y es el propio monotema de la moda sostenible. Son muchísimos post escribiendo sobre lo mismo y, quizás me apetece abrirme a otros campos y ámbitos de la sostenibilidad. A fin de cuentas, llevo en esto de la responsabilidad social muchos años y soy plenamente consciente que va mucho más allá de la ropa que vestimos… Es cierto que a lo largo de estos años he intentado diversificar la temática del blog en diversas ocasiones, pero no me ha acabado de funcionar; quizás ahora es el momento de intentarlo de verdad.

Y entonces, y para concretar… ¿qué va a pasar con soGOODsoCUTE? Pues si os digo la verdad, todavía no lo sé. Quizás éste es el último post. Quizás no. Quizás vuelvo aparecer en las fotos. Quizás no. Quizás siga escribiendo sobre moda sostenible o quizás cambie el enfoque del espacio. Todavía estoy trabajando este tema interiormente. Espero sacar algo en claro pronto. Naturalmente, seréis los primeros en saberlo, sobre todo si estáis suscritos al blog (podéis hacerlo desde aquí).

Sea como sea, gracias por leerme, porque poder compartir mis dudas y malestares con todas vosotras y vosotros hace que pueda, de alguna manera, pasar página a estas contradicciones que llevo tiempo experimentando y empezar el 2018 sintiéndome libre para avanzar hacia donde vea el camino más claro, amable y, como siempre, divertido.

¡Mil millones de gracias por seguirme un año más y que este 2018 te traiga todo lo que te mereces!

 sogoodsocute-fin-ano-2017

 

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on Facebook48Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0Share on LinkedIn0

soGOODsoCUTE

7 Comments

  1. Hola Sonia!
    Tengo que decir que me gusta mucho tu blog por tu mirada sobre la sostenibilidad y el valor que aportas.
    No creo que tengas que disculparte del tiempo que hace que no escribes. Creo que en el mundo de la bloggers os ponéis mucha presión en publicar post en fechas determinadas. A mi personalmente, me gustan mas los blogs que publican ocasionalmente, me hace mas ilusión leerlos…como si llegase una carta de una amiga. Los que llegan una vez por semana que se quedan en mi bandeja pendientes de leer…y finalmente quedan enterrados entre mails si haberlos abierto por falta de tiempo.
    Respeto que te plantees hacer un cambio aunque espero que no sea cerrar del todo tu labor con sogoodsocute.
    Desearía conocerte en persona algún día y charlar un buen rato sobre el tema de la conciencia en la moda. Yo soy diseñadora y estoy cargada de contradicciones que me gustaría hablar. Me gusta criterio, eres una activista de la causa sin ser una “talibana”. Analizas y das tu versión personal, en mi opinión, muy equilibrado y realista, eso me tranquiliza. 😉
    En relación a tu post, me deja un poco inquieta el segundo motivo. Cuales son los comportamientos faltos de ética y buena voluntad que has visto? Se trata de falsedad detrás de marcas de sostenibilidad? (es lo que me imagino)
    Bueno, felicitarte por tu maternidad. Yo también soy madre de dos peques y cada día me asombro de la suerte y lo maravilloso que es aunque mi faceta profesional se ha visto bastante mermada.
    Quizás podrías hablar sobre la conciliación familiar…lo veo un gran tema que forma parte de la filosofía slow. Y afecta a muchas madres y padres. Tendría que haber mas conciencia.
    Soy de las que creo que este mundo se salva si todos nos volvemos conscientes, nos reeducamos y educamos a nuestros hijos con valores sostenibles. Gran tarea!
    Gracias sogoodsocute.

    • Hola Mary,

      ¡Mil gracias por tu comentario! En estos momentos de dudas me vienen genial escritos como el tuyo. Intento responderte a cada punto:
      Me encanta lo que dices de que los blogs que publican de vez en cuando te gustan más porque es como recibir cartas… Tomo nota, puede ser un buen formato de publicación y me ayudaría mucho a relajarme y no meterme presión.
      También me emociona leer que te guste mi criterio, y me consideres una activista de la causa sin ser una “talibana”. Es exactamente lo que quiero transmitir con el blog.
      Sobre mi segundo motivo… la verdad es que mi malestar no radica tanto en la ética de los productos o proyectos en sí si no del de las personas que hay detrás de alguno de ellos. Pero la verdad es que no quiero entrar mucho en este tema… Solo necesitaba decirlo en “voz alta” para dejarlo volar.
      Mil gracias por las felicitaciones por mi maternidad, la verdad es que es lo más. Me apunto lo de hablar sobre la conciliación, un buen tema.
      Gracias a ti, de verdad, por tomarte un tiempo, y sobre todo en este primer día del año, para leerme y responderme. Te deseo lo mejor en este 2018. Y sobre conocernos… si estás por Barcelona, no tendría por qué ser muy difícil, ¿no?Me encuentras en hola@sogoodoscute.com. 🙂

  2. Que rápida eres! 0_0 wow. El día 1 no es para descansar? jejeje
    confieso que me ha hecho ilu tu contestación ^_^
    Vivo cerquita de Barcelona. Si puedo aprovechar algún evento que se haga, intento ponerme en contacto contigo! Merci! Bon any!

  3. Hola Sònia! Primero que todo, feliz año nuevo! Ojalá te aporte energía y descanso!
    Expones muy bien tus razones y dudas y como seguidora de tu blog, su contenido y cómo escribes, apoyo lo que decidas. Yo nunca he querido publicar mi cara en redes sociales y casi nunca doy datos míos. No creo que sea paranoia. Es así y ya.
    Si sigues con el blog y con contenidos más amplios sobre sostenibilidad, yo (y seguro que casi todas las lectoras) seguiré aquí porque me interesa.
    Incluso sobre maternidad que a mí no me interesa porque no quiero ser madre pero sí me interesan los derechos de las mujeres: a ser madres, a no serlo, a serlo y arrepentirse, a serlo y sentirse las más felices del planeta (que ahora también se critica a las madres felices y satisfechas, que qué falsas son. De verdad…..).
    En fin, que si sigues fantástico. O si vuelves más tarde o nunca, también. Lo importante es que seas feliz con lo que hagas.
    Un abrazo!

  4. Hola Sonia
    Yo acabo de descubrir tu blog y me han gustado mucho el enfoque y tus publicaciones. Personalmente, te diré lo mismo que Mary Sellart: a mí me gustan más las publicaciones esporádicas que las que son demasiado frecuentes. Aunque lo de la frecuencia es algo personal, claro está. Yo estoy suscrita a varios blogs y aquellos que me envían contenido semanal o, incluso, más veces, me atabalan un poco y muchas veces no los leo.
    Ánimo con tus reflexiones y tranquila, hagas lo que hagas, seguro que estará bien.
    Un abrazo

  5. Hola Sonia,
    Como ya te he dicho más de una vez me encanta tu frescura escribiendo y coincido con esos otros comentarios que dicen que prefieren pocos pero con buen contenido a obligarse a escribir semanalmente si el contenido es forzado.

    En cualquier caso, decirte que te entiendo perfectamente, ¿qué nos ocurre cuando nos convertimos en padres? siempre digo que parece un topicazo pero es que todo cambia y se pone patas arriba a todos los niveles y en el mejor de los sentidos. Qué alegría saber que estás disfrutando tanto de la maternidad.

    Lo único que me inquieta es ese segundo motivo que comentas. Como sabes yo tengo una marca de moda sostenible muy joven y a veces pienso si no seré demasiado idealista. Ojalá podamos continuar conservando todos nuestros valores, de lo contrario probablemente no seguiría adelante y ojalá, al menos en la mayoría de los casos, la moda sostenible sea real y no se utilice como una herramienta de marketing engañosa o se convierta en una lucha de poderes politizada. He vivido algo así en el sector de la arquitectura y no quisiera que ocurriera también aquí. Me gustaría seguir enamorada de todo esto por mucho tiempo y seguir luchando por ello.

    Un fuerte abrazo,
    Cristina.

  6. Hola Sònia!
    Comparteixo, crec, la teua reflexió sobre el sector. Jo vaig patint crisis que de vegades m’han afectat mes i de vegades, menys però la militància i la passió pel tema no han aconseguit cremar-me encara. Hi ha molt que batallar!
    Jo sóc mare però estic en altra fase (Lídia ja té 15 anys!!!) i entenc que necessites bon rotllo i una vida positiva i oberta a la maravella de la criança.
    Una abraçada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *