Now Reading
¿Cuáles serán las grandes tendencias y los principales desafíos de la moda sostenible en 2022?

¿Cuáles serán las grandes tendencias y los principales desafíos de la moda sostenible en 2022?

zara-origins

En respuesta a la emergencia climática, la moda sostenible se ha convertido en un tema candente estos últimos años. Más que una tendencia pasajera, la sostenibilidad es un movimiento fundamental en la industria de la moda, en constante evolución, con nuevos modelos, tendencias e innovaciones que emergen cada año. ¿Cuáles serán las tendencias clave de moda sostenible a seguir y qué retos la industria de la moda tendrá que superar este 2022? ¿Será 2022 el año de la transición hacia una industria de moda verdaderamente sostenible? 

En este artículo detallamos nuestra visión sobre las 4 principales tendencias y los 3 grandes retos de la moda sostenible en 2022.

Nuestras previsiones sobre las 4 mayores tendencias en moda sostenible para 2022

 

1. Los negocios de moda sostenible se están convirtiendo en la nueva normalidad para responder a la demanda de consumidores cada vez más conscientes y responsables. 

La conciencia sobre el impacto ambiental y social de la industria de la moda se ha convertido en un movimiento global. Gracias al trabajo de diversas asociaciones, instituciones o empresas que comunican sobre este tema, los consumidores actuales están cada vez más conscientes de la urgencia de luchar contra el cambio climático y proteger los derechos laborales de los trabajadores de la cadena de suministro. El mensaje “la industria de la moda es la segunda contaminante del mundo” está comenzando a ganar terreno en la mente de los consumidores. Como resultado, la proporción de consumidores responsables ha aumentado. A la hora de vestirnos, busamos productos alineados a nuestros sus valores, buenos para el medio ambiente y socialmente responsables en todas las fases de producción. 

Por lo tanto, ser sostenible será un factor innegable de diferenciación para las empresas de moda en 2022. Según el estudio de IBM, el 72% de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos de empresas comprometidas con el medio ambiente. Ante esa oportunidad, varias grandes cadenas retail de la fast fashion ya han cambiado sus modelos de negocio para ofrecer ropa supuestamente más sostenible, con un estilo atemporal, fuera del ritmo clásico de las tendencias de la moda. La firma Alter Made de Mango o la colección Origins de Zara son solo unos ejemplos. En 2022, veremos cómo las prendas sostenibles se abren paso en la industria de la moda rápida.  

2. En la época del eco postureo, las marcas de moda necesitarán comunicarse mejor para generar confianza.

Con el auge de las marcas sostenibles, las consumidoras conscientes han aprendido a mirar más allá de las etiquetas de la ropa que compran. Está más informadas y consultan diversas fuentes antes de tomar una decisión. Exigen un modelo de comunicación nuevo y más transparente. Buscan detalles sobre el origen de la materia prima, los procesos de fabricación, las condiciones laborales de los empleados, etc.  Además, suelen ser más incrédulas respecto a las prácticas de eco postureo o greenwashing. Por lo tanto, para la mayoría de los consumidoras, perder la confianza en una marca es un motivo suficiente para dejar de comprar los productos de ésta.

Esta tendencia está obligando a las marcas de moda sostenible a demostrar con transparencia su compromiso con la sostenibilidad para seguir siendo relevantes para su audiencia y mantener su crecimiento. Necesitan tener un posicionamiento claro y una comunicación auténtica para conectar con una audiencia más informada. Un buen ejemplo son marcas como Ecoalf u Organic Cotton Colours, que están utilizando la herramienta de transparencia de  BCome.

3. Un gusto cada vez más pronunciado para las prendas sostenibles, atemporales, que sean cómodas pero con estilo.

En So Good So Cute ya te hemos hablado más de una vez del armario cápsula? Este concepto consiste en limitar tu guardarropa a lo esencial. La conciencia ecológica y la crisis económica han llevado a los consumidores y consumidoras a reducir el volumen de ropa que compran cada año. Este fenómeno se ha intensificado con la generalización del teletrabajo durante la pandemia de 2019. Confinadas en sus hogares, las consumidoras han empezado a favorecer la ropa práctica, más funcional y cómoda, pero sin sacrificar su estilo. Así mismo, en un estudio llevado por McKinsey durante la pandemia, los consumidores citan la novedad como uno de los atributos menos importantes al realizar compras, mientras el estilo y la comodidad llegan en primera posición. 

Como resultado, en 2022, el armario cápsula será una tendencia clave de la moda sostenible, adoptada por un número creciente de personas, y, por lo tanto, de marcas. Las marcas de moda sostenible van a tener que seguir cubriendo esta necesidad de consumir menos y mejor, ofreciendo prendas sostenibles, funcionales, de calidad, combinables y también atemporales, es decir que uno puede guardar durante mucho tiempo sin aburrirse

4. El eCommerce y las experiencias omnicanales como herramientas imprescindibles en la estrategia comercial de las marcas.

Tener un eCommerce se ha convertido en una estrategia empresarial imprescindible para todas las marcas. Pero para lograr resultados óptimos en términos de conversión y retención, las empresas de moda tienen también que optimizar su tienda online. Deben ofrecer una experiencia digital profesional, un diseño mobile-responsive, una navegación intuitiva, asegurarse de que la información esencial sea fácil de encontrar, ofrecer envíos gratuitos, mostrar fotos profesionales de los productos, mejorar la velocidad de carga de la página, crear contenidos de valor, etc.

Por último, la experiencia de compra de los consumidores y consumidoras está evolucionando hacia un customer journey híbrido, entre el mundo físico y digital. Las personas quer compran artículos de moda multiplican el uso de canales a través de los cuales se informan, desarrollan su interés y compran. Se han convertido en usuarios omnicanal, lo que significa que utilizan todos los puntos de contacto disponibles entre ellos y las marcas. Por eso mismo, el desafío de las marcas de moda en 2022 será configurar una experiencia de compra totalmente integrada entre estos diferentes canales: tienda física y online, redes sociales, búsquedas en Google, blogs especializados, correos electrónicos, etc.

 

Los principales desafíos que la moda sostenible tendrá que afrontar en 2022

 

1. Ganar aún más transparencia en los procesos de concepción de la ropa

El Índice de Transparencia de la Moda 2021 de Fashion Revolution, cuyo objetivo es incentivar a las mayores marcas de moda del mundo a ser más transparentes sobre sus prácticas sociales y ambientales destaca un hecho preocupante: las grandes empresas de moda suelen comunicar públicamente su compromiso, pero siguen siendo muy opacas en cuestiones como la auditoría de su cadena de suministro, los salarios de los trabajadores, la deforestación o las emisiones de carbono. 

See Also
ZD-ZERO-DEFECTS-BRAGAS-ALGODON-ORGANICO

Y es que resulta que solamente:

  • El 11% divulga sus proveedores de materias primas.
  • El 27% revela sus instalaciones de producción (proceso de transformación para fabricar fibras y tejidos).
  • El 27% comunica su enfoque sobre salarios dignos para los trabajadores.

Finalmente, aunque muchas marcas de moda afirman ser sostenibles, el informe del Fashion Revolution revela una gran falta de transparencia e ilustra la necesidad de que las marcas se comuniquen sobre su impacto real en las personas y el planeta. Sin la transparencia por parte de las grandes marcas de moda que deberían predicar con el ejemplo, será imposible lograr una industria de la moda sostenible, responsable y justa. Y lamentablemente, aún queda un largo camino por recorrer.

2. Seguir enfocándose en la tecnología y las innovaciones para desarrollar nuevas economías circulares a gran escala en 2022.

La economía circular, nuevo modelo cuyo objetivo es minimizar los impactos ambientales, será una tendencia clave slow fashion en 2022. Consiste en limitar al máximo el uso de recursos para fabricar un artículo de moda, diseñarlo de forma sostenible y darle un segundo uso al final de su ciclo de vida.

En la industria de la moda, la lógica circular es cada vez más dinámica: las marcas adoptan soluciones innovadoras como la agricultura regenerativa, el uso de materiales sostenibles naturales y biodegradables, la producción bajo demanda, el reciclaje, el upcycling, o también la devolución de ropa para la reventa de segunda mano. Sin embargo, existen barreras financieras y de infraestructura para establecer un modelo circular en la industria de la moda. De hecho, hoy menos del 1% de la ropa reciclada termina siendo ropa nueva. El problema es que las marcas generalmente implementan una economía circular en un solo nivel. El reto para los actores será de implementar alianzas y una coordinación general en los procesos de diseño, fabricación, recolección y reciclaje para desarrollar aún más estos modelos y aumentar su eficiencia.

3. Crear una economía más ética, protegiendo y respetando los trabajadores involucrados en la cadena de suministro.

El último desafío para la industria de la moda en 2022 es crear una economía más justa, aplicada a toda la cadena de suministro y de producción. Consiste en el establecimiento de una mejor regulación de las condiciones laborales, un espacio de trabajo más seguro, salarios más justos y dignos, colaboraciones a largo plazo con las comunidades de trabajadores, etc.  Aunque la moda ética se está volviendo cada vez más popular entre los consumidores más jóvenes, la mayoría de las grandes marcas de moda aún no cumplen los estándares éticos. Muchos personas que trabajan en la industria textil todavía reciben salarios tan bajos que no pueden satisfacer sus necesidades básicas o sufren serios problemas de salud por el uso de productos químicos en su lugar de trabajo. Implementar una economía de la moda más ética será un verdadero desafío para 2022, lo que requerirá una coordinación global en todos los niveles de la cadena de suministro y producción.

En definitiva, yy cada año lo vemos más claro, la moda sostenible ha llegado para quedarse. Ya no es una tendencia, sino un cambio importante hacia un enfoque más responsable y sostenible. 

Sin embargo, los cambios en la industria de la moda están en marcha ahora pero aún no son suficientes para lograr una sostenibilidad neta positiva. Con la presión de los medios y de la sociedad, 2022 será el año en que los actores de la industria de moda busquen invertir en modelos de negocios más sostenibles para mejorar su imagen, reducir su impacto ambiental y fomentar el bienestar social. Tanto los diseñadores como los fabricantes y los consumidores deberán ser conscientes de los retos clave a los cuales se enfrenta la industria de la moda. Entre ellos, un amplio conocimiento de las repercusiones medioambientales y sociales de toda la cadena de suministro de la ropa, las prácticas laborales en las fábricas, la gestión de los residuos durante la fabricación y la forma de deshacerse de la ropa una vez que llega al final de su vida útil. Desde las cadenas de suministro de ciclo cerrado y la economía circular hasta las fibras alternativas y los procesos de fabricación sin residuos, esperamos que el año 2022 marque una verdadera transición hacia una industria de la moda más sostenible y ética.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top