Now Reading
¿Qué hemos aprendido sobre moda sostenible y greenwashing nueve años después de Rana Plaza?

¿Qué hemos aprendido sobre moda sostenible y greenwashing nueve años después de Rana Plaza?

  • Este 24 de abril hará nueve años del desastre de Rana Plaza. 
  • Actualmente la industria de la moda es mucho más ética y transparente. 
  • Debemos aprender a distinguir la moda sostenible del greenwashing. 
  • Desde So Good So Cute nos sumamos a las movilizaciones de Fashion Revolution. 
Samiul Alam, "Blood, Sweat & Tears"

Este 24 de abril hará nueve años que en Bangladesh murieron 1.134 trabajadoras del textil y 2.437 quedaron heridas de gravedad. Se dice rápido, pero es una barbaridad. Sobre todo, teniendo en cuenta el motivo: el hundimiento del edificio en el que trabajaban, el famoso “Rana Plaza”, una especie de ‘coworking’ de fábricas textiles que cosían para “los grandes” de la fast fashion. El edificio se encontraba en tan malas condiciones y contaba con cero medidas de seguridad, que un buen día (no sin varios preavisos a los que los jefes no quisieron prestar atención) se desplomó sin dejar margen de maniobra para que las personas que estaban dentro pudieran salir: puertas de seguridad cerradas, escaleras deficientes, etc. 

El impacto de las imágenes y la gravedad de la negligencia sirvió, por lo menos, para que los medios de comunicación prestaran atención al tema y parte de la opinión pública empezara a reflexionar acerca del origen de su ropa y de si lo que estaba pagando por ella tenía algún sentido. Algo hizo “clic” en el epicentro de la industria de la moda. 

Un claro ejemplo de ello fue la firma, al cabo de muy pocos meses, del Acuerdo de Seguridad de Bangladesh (el ‘Accord’), un pacto vinculante al que se unieron más de 200 marcas de moda con el objetivo de inspeccionar las fábricas textiles de Bangladesh y aplicar las mejoras necesarias para  garantizar la seguridad y evitar que volviera a suceder una tragedia semejante. También se creó un fondo fiduciario para las familias de las víctimas de Rana Plaza. Nueve años después, el famoso “Accord” se ha convertido en el ‘International Accord for Health and Safety in the Textile and Garment Industry’ (Acuerdo internacional para la salud y la seguridad en la industria textil y de la confección), cuya principal novedad es que su aplicación ya no se limita a Bangladesh si no que se extiende al ámbito internacional. 

carry-somers-orsola-castro
Orsola de Castro y Carry Somers (pic: Fashion Revolution)

También un año después de la negligencia de Rana Plaza llegó Fashion Revolution, un movimiento ciudadano, que nació en UK de la mano de las activistas Órsola de Castro y Carry Sommers y que actualmente está presente en 80 países. ¿El objetivo? Animar a la ciudadanía a interrogar a las marcas acerca del origen de nuestras prendas: “Who made my clothes?” “¿Quién hizo mi ropa?”.

Puede parecer una pregunta evidente, pero creedme si os digo que hasta hace muy poco la gran mayoría de las marcas no tenían ni idea de quién había hecho sus prendas. ¿Cómo puede ser? Muy sencillo: desde hace años la industria textil, con el objetivo de conseguir los mayores márgenes posibles y vender barato, se ha dedicado a externalizar la producción a países en desarrollo (principalmente del sudeste asiático). En algunos casos -que no todos- las marcas sí hacen inspecciones a las fábricas y les piden ciertas certificaciones. El problema viene cuando estas fábricas, para poder cumplir con las condiciones económicas y los timmings que les marcan las grandes marcas, subcontratan a su vez el trabajo. Y ahí, en lo que se llama los proveedores de segundo o tercer orden (Tier 2, Tier 3, etc), se empieza a perder la pista de quién hace nuestra ropa y bajo qué condiciones. Y todo el mundo se quita responsabilidades de encima. Por ello es muy importante reclamar a las marcas que inviertan en trazabilidad y sigan el camino completo que recorren sus prendas, desde el origen de la materia prima a, poder ser, hasta el fin de vida de éstas.   

Y también menos de dos meses después del desastre de Rana Plaza, nacía, y ahora dejadme que haga un poco de autobombo, So Good So Cute. Mi objetivo era averiguar si había una manera de vestir a la moda más amable con las personas y con el planeta. Y vaya si existía. Pronto empecé a descubrir a diseñadoras independientes que estaban trabajando de manera ética y además lo hacían con materiales sostenibles y fomentando lo que luego se llamaría “la moda circular”. Estaban ahí desde siempre, pero necesitaban que se las diera a conocer, que se las animara a hacerlo un poco mejor a nivel estético y que se las ayudara a generar una masa crítica de personas que optaran por este tipo de moda en detrimento del fast fashion. Y así, desde So Good So Cute, empezamos a contar historias bonitas que el mundo merecía conocer. 

Para aprender más sobre moda sostenible y greenwashing

Hoy miramos hacia atrás y estamos muy orgullosas de todo lo caminado y de todo lo aprendido. La industria de la moda ha evolucionado muchísimo en estos años y, en general, podemos hablar de un notable incremento de la trazabilidad, la transparencia y la sostenibilidad. Y aunque a veces nos cueste reconocerlo, los grandes grupos -que tanto daño han hecho- están invirtiendo muchísimos recursos en ello. Aún así, todavía hay mucho por caminar.

Solo hace falta echarle un vistazo al Fashion Transparency Index de Fashion Revolution, que nos dice cómo están reportando las grandes marcas de moda respecto a su cadena de aprovisionamiento; o la fantástica campaña Greenwash que ha lanzado The Changing Markets Foundation y que recopila una gran variedad de prácticas de greenwashing de estas misma firmas. También esta fundación acaba de hacer público Licence to Greenwash, un demoledor informe en el que saca los colores a la mayoría de certificaciones. Pero eso ya lo hablaremos en otro artículo, que ya tienes mucho por revisar.  

Changing_Markets_report

See Also
raquel-passola_

Si te interesa el tema de la moda sostenible y quieres conocer, sin saturarte, qué se está haciendo bien, qué se está haciendo mal, en qué te tienes que fijar cuando vas a comprar ropa y  cómo puedes tú también mejorar la sostenibilidad de tus prendas, te invito a un webinar gratuito que realizaré a las 18h. del 24 de abril, coincidiendo con el Fashion Revolution Day, vía Zoom. En el que te contaré todo lo que he aprendido a lo largo de estos años sobre el tema y cuál es mi visión. También aprovecharemos para recordar a todas las personas fallecidas en Rana Plaza y en los muchos otros desastres que ha provocado la industria textil. 

No olvides reservar tu plaza al taller gratuito “¿Moda sostenible o greenwashing? ¡Que no te engañen!

Por supuesto, también te invitamos a echarle un vistazo a la web de Fashion Revolution y revisar los eventos que se llevarán a cabo este mes. Uno muy interesante, por ejemplo, será la presentación de la colección , «Blood, Sweat & Tears» del diseñador bangladesí Samiul Alam, a la que pertenece la imagen que abre este artículo.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top