Now Reading
Apúntate a la vida contemplativa y vive mejor

Apúntate a la vida contemplativa y vive mejor

vida-contemplativa-libro-sogoodsocute

¿Cuándo fue la última vez que no hiciste nada? No te pregunto cuándo fue la última vez que pasaste una tarde holgazaneando en el sofá mirando una serie, leyendo, paseando por el parque o haciendo una meditación guiada. Me refiero a no hacer nada de nada y con nada.

Hemos construido una sociedad en la que no hacer nada nos da auténtico pánico. Tanto, que hemos otorgado el nombre de “tiempo libre” a aquel tiempo que no es de trabajo pero, como habrás concluído tras reflexionar la pregunta que te hacíamos en el primer párrafo, tampoco es realmente libre de todo. Porque no sabemos vivir en este tiempo de libertad. Y necesitamos ocuparlo de actividades, normalmente vinculadas a una contraprestación económica o de consumo de algún tipo de recurso, para sentir que estamos aprovechando el tiempo. 

Y todo, ¿para qué? Para vivir siempre en un estado de ansiedad latente (o directamente activa) en la que todo el rato nos da la sensación que podríamos estar haciendo más, que podríamos estar haciendo otra cosa, que podríamos estar aprovechando mejor el tiempo. Hasta que el tiempo se nos acaba (muchas veces antes de hora precisamente por este modelo de vida) y nos damos cuenta de lo poco que realmente hemos vivido. 

«Cuanto más nos cuidemos por dentro, más cuidaremos el planeta».

Sobre todo ello reflexiona el filósofo surcoreano Byung-Chul Han en su último libro Vida Contemplativa: elogio de la inactividad, una deliciosa lectura que nos invita a reflexionar sobre el sentido de este modelo de vida, indaga en los beneficios de la ociosidad y nos propone construir una nueva forma de vida que incluya más momentos contemplativos. 

«Si hacemos más de nada, conseguiremos consumir menos de todo».

See Also
regalos-sostenibles-navidad

Nos encanta este planteamiento, ya que refuerza totalmente la hipótesis que tenemos en So Good So Cute de que cuanto más nos cuidemos por dentro, más cuidaremos el planeta. Y es que la vida contemplativa no solo beneficia a nuestra salud física y nuestra salud mental, si no que también nos ayuda a frenar la destrucción de la naturaleza, ya que si hacemos más de nada, conseguiremos consumir menos de todo y más espacio dejaremos para que el planeta se regenere por sí mismo. Los meses de confinamiento nos demostraron que cuando paramos, la vida renace. Imagínate ahora qué pasaría si cada día todas y todos paráramos un buen rato. 

Vida contemplativa está editado en castellano por la editorial Taurus.

vida-contemplativa

Este contenido es gratuito gracias a la colaboración de personas que consideran importante la divulgación de la sostenibilidad. ¿Te unes?
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top